A lo largo de los años he participado como Director Responsable de Obra en varios proyectos, y en todos ellos, por ser una de las responsabilidades que asumo como DRO, me he dado a la tarea de revisar las Memorias Descriptivas de Cálculo Estructural; en esas revisiones me he encontrado de todo, memorias muy bien elaboradas, algunas mejor detalladas que otras, con una organización de la información más que sorprendente, pero también en muchos de los casos en algunas ocasiones un tanto deficientes, y en el peor de los casos incluso no confiables, por decirlo de una manera sutil.

En aquellos proyectos en los que no he encontrado satisfactorio su diseño estructural, suelen tener algunos puntos concurrentes en los que definitivamente no me es posible ignorarlos, y como DRO he tenido la penosa necesidad de ordenar la correcta elaboración de las ingenierías estructurales o definitivamente renunciar a la responsiva del proyecto; por ello en esta ocasión me he dado a la tarea de resumir las cinco fallas más comunes que he encontrado en estos documentos.

  • Velocidades de viento y variables sísmicas diferentes a los de la zona del proyecto. Este error suele suceder mucho en B. C. S. con proyectos de corporativos que desarrollan sus ingenierías en sus oficinas centrales y no toman en cuentas las condiciones del sitio en dónde los construirán; sobre todo la velocidad regional del viento, el cual por ser una zona que se encuentra bajo el riesgo de los huracanes suele rebasar al resto del país y en la mayoría de los casos ignoran o desconocen este hecho, el cuál consecuentemente genera la necesidad de una estructura más robusta y claro, más costosa.
  • Resistencia y condiciones de suelo atípicos a la zona del sitio de los trabajos. Lo ideal es contar con un estudio de mecánica de suelos del sitio en donde queremos llevar a cabo la construcción de nuestro proyecto, pero en la realidad nos damos cuenta que el porcentaje de proyectos que cuentan con este estudio previo es bajo, usualmente se realizan para proyectos donde la inversión es importante o se desea garantizar; sin embargo es responsabilidad del DRO verificar en sitio que las condiciones como resistencia, tipo de material, manto freático, entre otros, coincida con las consideradas en el diseño de la cimentación.
  • El uso de hojas de cálculo o programas de terceros sin verificación previa. Cada vez es más común esta falla, y básicamente radica en que el diseñador utiliza hojas de cálculo no elaboradas por él, programas de diseño estructural de otros países con códigos de construcción distintos a los locales, o programas que se han alterado para poderlos copiar, en donde en todos los casos, no ha verificado los resultados que arrojan estas herramientas informáticas, y en el peor de los casos al no conocer su funcionamiento, también falla en la interpretación de sus resultados. Recordemos que son una caja negra a la cual ingresamos información y nos devuelve otra información, sin conocimiento del proceso intermedio, y que, además, si ingresamos basura, recibiremos basura.
  • El diseño estructural propone un proceso constructivo no viable en el lugar de construcción. De nuevo este suele ser un caso común en aquellos proyectos importados de otros lugares distintos a donde se desea desarrollar. Al tener un desconocimiento de la zona y de los recursos disponibles en ella, es común que propongan procesos constructivos no adecuados o sencillamente no viables por no estar disponibles, en materiales y/o mano de obra, en el lugar de los trabajos. El adaptar un proyecto a un sitio distinto de donde se desarrolló originalmente es a lo que le llamamos tropicalización, y en muchos de los casos, este punto se olvida por completo, por ejemplo, en proyectos corporativos, sobre todo en mi lugar de trabajo que es en B. C. S., donde por su condición geográfica las condiciones con respecto al interior del país en muchos sentidos, como la proveeduría de material y mano de obra, se vuelve un problema serio en la industria de la construcción.
  • La memoria y los planos son dos proyectos distintos. Este es el más grave de los errores encontrados, cuando la memoria descriptiva de cálculo estructural y los planos estructurales no coinciden. O se equivocaron al momento de organizar el expediente o sencillamente se copiaron de otro proyecto sólo para cumplir con un requisito. Esto tiene consecuencias muy graves, pues prácticamente estaríamos construyendo un proyecto sin revisión estructural con planos realizados a capricho sin una mínima revisión. Recordemos que el principal objetivo del diseño estructural es lograr la seguridad de nuestra construcción. Este punto conlleva implicaciones éticas y jurídicas bastante importantes.

Cualquiera que sea el caso que se presente es importante detectarlo a tiempo y hacer las observaciones como es debido, ya que como Directores Responsables de Obra somos los encargados de llevarlas a cabo y, en consecuencia, sobre quienes recae la responsabilidad, por ello recomiendo tomar en serio la revisión de las memorias descriptivas de cálculo estructural y llevarlas a cabo con responsabilidad, y cuando tengas la necesidad de contratar a un profesionista en la materia, asegúrate que preferentemente esté debidamente certificados ante la Dirección General de Profesiones.

Si deseas consultar más información sobre la elaboración de las memorias descriptivas de cálculo estructural te recomiendo que revises los siguientes enlaces en donde estudio una forma práctica de ordenar la información y elaborar las memorias.

https://contrafuerte.com.mx/847

https://youtu.be/lWOyREbvtQ0

  • Fotografía en portada por Andrew Seaman en Unsplash.